Interpretaions psychologiques de l’étude de l’histoire d’Arnold Toynbee par Adala Garzon Perez (espagnol )

Psicología Política, Nº 29, 2004, 87-104
PSICOLOGÍA POLÍTICA Y EL ESTUDIO DE LA HISTORIA
Interpretaciones Psicológicas de Arnold J.Toynbee
Adela Garzón Pérez
Universidad de Valencia
RESUMEN
Los llamados filósofos de la crisis y el
agotado pensamiento postmoderno tienen
punto de partida diferente, pero comparten
un fenómeno cada vez más aceptado: el
desplazamiento de Occidente y la entrada
en una nueva sociedad. Los elementos
psicológicos desarrollados por A. Toynbee
en su Estudio de la Historia tienen especial
relevancia en la interpretación de este desplazamiento.
Además, puede ayudar al
psicólogo político en su trabajo de diagnosticar
y anticipar la dirección de los cambios
sociales. Toynbee describe en el Cisma en
el Alma un modelo actitudinal que integra
en tres planos (conducta, sentimiento y
vida) el conjunto de reacciones y alternativas
de respuesta, que los individuos adoptan
cuando sus sociedades están paralizadas y
muestran síntomas de agotamiento. Recogiendo
sus descripciones se presenta una
forma empírica de traducir su modelo actitudinal
para poder construir una escala de
acritudes ante las crisis sociales.
ABSTRACT
The West’s displacement and the entry in a
new society are phenomena shared by the
philosophers of the crisis and the exhausted
postmodern thought, although they have
different points of departure. The psychological
elements developed by A. Toynbee
in his Study of History have special relevance
in the interpretation of this displacement.
In addition, they can help the political
psychologist in his work to diagnose and
anticipate the direction of social changes. In
The Schism in the Soul Toynbee describes
an attitudinal model that integrates on three
levels (conduct, feeling and life) the reactions
and alternative responses that individuals
adopt when their societies are paralyzed
and show symptoms of exhaustion.
Gathering on attitudinal descriptions of
Toynbee, it is presented an empirical form
to build a standardized scale to measure
reaction styles in social crises.
Key words: Arnol J. Toynbee, Schism in the Soul, Political psychology, responses style
Para ver el significado de Toynbee en la psicología empezamos por
señalar algunos conceptos y principios, recogidos de su Estudio de la Historia,
que fundamentan su interpretación psicológica de la desintegración y
declive de todas las sociedades. Tres conceptos generales, al margen de su
análisis actitudinal, son especialmente relevantes en cuanto que definen su
sensibilidad psicológica: la sociedades como la unidad básica del desarrollo
histórico; el juego dinámico entre minoría creadora y mayoría social como
protagonistas del progreso y de la decadencia de una sociedad y, por último,
los procesos básicos que según Toynbee rigen dicho crecimiento: el
esquema incitación-respuesta y el de autodeterminación. Describiremos
88 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
después el modelo actitudinal que Toynbee integra bajo el rótulo de Cisma
en el Alma, en el que describe las reacciones individuales que hacen que
una sociedad entre el colapso. Plantearemos la viabilidad de convertir su
modelo actitudinal en un instrumento empírico que permita detectar los
estilos de respuesta y las reacciones predominantes en los miembros de una
sociedad, cuando ésta se paraliza y muestra síntomas de agotamiento.
Toynbee pertenece a la corriente historiográfica que rompe con la forma
tradicional de entender la historia. Para él los protagonistas de la historia
no son los estados, sino las sociedades que son resultado de las vinculaciones
de sus miembros en su intento de responder a las dificultades y obstáculos
a los que se enfrentan. Unas dificultades que comienzan siendo
externas y físicas para acabar siendo internas y, a la postre, psicológicas
(espirituales, es el término más cercano al autor) (Sorokin, 1941). Toynbee
lo denomina proceso de autodeterminación; cuando una sociedad se mueve
por retos internos, más que por dificultades y obstáculos externos.
Todas las sociedades pasan por la misma secuencia vital: nacen, crecen
y, más tarde, se inicia un proceso progresivo de colapso y desintegración.
Ahora bien, frente a la concepción cíclica de la cultura, Toynbee construye
un modelo de crecimiento en espiral, es decir, sobre la base de una sociedad
desintegrada puede aparecer una nueva civilización. Desarrolla así una
estructura genealógica de las sociedades, donde unas son originarias, otras
filiales y otras tantas derivadas y construidas con vestigios de las que han
desaparecido o se estancaron.
Esa secuencia de nacimiento, crecimiento y desintegración está impulsada
por el principio de autodeterminación y por un esquema de acción:
incitación-respuesta. La incitación son los obstáculos que las sociedades
encuentran para seguir creciendo y las respuestas son las soluciones. Cuando
la respuesta resuelve la dificultad y además produce nuevos retos, entonces
existe creatividad y, por tanto, crecimiento.
Las respuestas creativas provienen normalmente de un sector minoritario
que además consigue orientar y guiar las acciones de la amplia mayoría
social; ésta última adopta las respuestas de los primeros por medio de la
imitación. Los individuos y sectores sociales que son capaces de responder
de forma nueva a los problemas los denomina minoría creadora. Los que
siguen, por mimesis, a esa minoría son la mayoría social no creadora. Es
evidente el paralelismo que existe con las formulaciones que realizó Tarde
a principios de siglo sobre los mecanismos básicos del cambio de las sociedades:
la invención y la imitación (Tarde, 1890), como es inevitables recordar
aquí a Ortega y Gasset y su Rebelión de las masas (1930).
Psicología política y el Estudio de la Historia … 89
En el plano psicológico, está planteando una concepción de la crisis y
del conflicto social. Todo conflicto social tiene un componente esencial
psicológico: la pérdida del impulso, que impide a la minoría aportar ideas,
sentimientos y conductas que la mayoría social pueda seguir para enfrentarse
a los problemas. La desintegración de una civilización surge en la ruptura
entre una minoría que ya no es innovadora y una mayoría que ya no puede
imitarla. En esa ruptura o crisis estructural es donde surge el intento del
individuo de encontrar respuestas alternativas: el Cisma en el Alma.
Toynbee establece una relación directa entre la crisis de la estructura o
componentes sociales de las sociedades y el impulso vital que ha facilitado
su crecimiento. La ruptura del equilibrio entre los distintos sectores sociales
es el resultado de la falta de dirección e impulso vital: cuando una minoría
innovadora pierde capacidad de respuesta, y se hace inviable la imitación
por parte de la mayoría, la consecuencia visible es la fragmentación o pérdida
de unidad de esa sociedad. La crisis estructural hace que se establezcan
fronteras muy marcadas entre al menos tres sectores sociales: una minoría
innovadora que pasa a ser una minoría coercitiva, dominante e incapaz
de dar soluciones nuevas; una mayoría creativa por imitación que ahora
se convierte en fuerza (según Toynbee, proletariado interno) que ya no se
siente parte de la colectividad. Está en la sociedad, pero ya no se siente
parte de ella (ruptura de la unidad). Es una dinámica muy cercana al concepto
marxista de enajenación o al propio concepto de anomia de Durkheim.
Por último, las fuerzas sociales externas, que experimentaron la
influencia de una sociedad en plena expansión y crecimiento, pasan ahora a
formar parte de un proletariado externo.
La desintegración de una sociedad no deja de ser una perversión del
mecanismo psicológico de crecimiento, en dos sentidos. Por un lado la
innovación se petrifica y paraliza el proceso de autodeterminación y, por
otro, la mimesis se transforma en resentimiento y odio. Se consolida un
juego de poder: coerción y sumisión. El resultado es una desintegración que
actúa a nivel estructural, pero el origen se sitúa en el plano psicológico de
los individuos y los grupos sociales. En este sentido, la crisis señalada por
Toynbee es un conflicto psicológico que se transfiere a la colectividad,
donde se pierde la capacidad de autodeterminación (Toynbee, 1995, p.18).
.
Modelo actitudinal de los individuos en la ruptura social
La pérdida del impulso vital de las sociedades se origina y acompaña de
una crisis en las actitudes, en la respuesta de individuos enfrentados a dilemas
vitales contrapuestos: en el plano de la conducta, del sentimiento y de
la vida. En términos psicológicos, una desintegración actitudinal.
90 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
El modelo actitudinal desarrollado por Toynbee, bajo cierta perspectiva,
se puede interpretar como el lado subjetivo de la ruptura y desintegración
del cuerpo social. Los individuos tienden a desarrollar alternativas en
un intento de sustituir la creatividad perdida; son pares de respuestas polarizadas
que responden a los conceptos básicos descritos antes: la creatividad,
el impulso y el crecimiento. Toynbee integra estos pares de respuestas
bipolares entre tres planos: el de la conducta, el del sentimiento y el de la
vida. Y en cada uno de estos tres planos se produce una manifestación individual
y otra social. El modelo resultante es un conjunto de 12 actitudes
que los individuos adoptan para salir del impasse colectivo. Configuran lo
que Toynbee denomina Cisma en el Alma. Simplemente las describiremos
con el objetivo de intentar traducirlas a un instrumento empírico de análisis.
CISMA EN EL ALMA, según Toynbee (1934-61)
CONDUCTA SENTIMIENTO VIDA
(1) creatividad
ABANDONO vs
AUTOCONTROL
(3) impulso
ESTAR A LA DERIVA vs
SENTIDO DEL PECADO
(5) crecimiento
ARCAÍSMO vs
FUTURISMO
(2) mimesis
DESERCIÓN vs
MARTIRIO
(4) estilo
PROMISCUIDAD vs
SENTIDO DE UNIDAD
(6) crecimiento
DESAPEGO vs
TRANSFIGURACIÓN
Alternativas en la Conducta
Frente a la capacidad creadora de los momentos de crecimiento, en la
fase de decadencia se desarrollan sistemas alternativos de creatividad. En el
plano personal, el par alternativo es el Abandono-Autocontrol. Son intentos
de conseguir la capacidad creativa perdida por medio, en un caso, de dejar
aflorar lo natural y espontáneo, sin poner ningún tipo de freno (el abandono)
y, en el otro, por el control férreo de los deseos e impulsos naturales.
El abandono es un intento de llegar a la creatividad a través de la liberación
de los impulsos, tendencias y deseos básicos, naturales, no elaborados.
Es decir, lo no racional. En palabras de Toynbee, “es la creencia de
que dando rienda suelta a sus propios y espontáneos apetitos y aversiones,
“vivirá conforme a la naturaleza” y recibirá… la creatividad que ha tenido
conciencia de perder” (Toynbee, 1995, vol. 2, pág. 108). En definitiva, la
creencia de que en lo natural y espontáneo, sin ningún tipo de contención,
sin sujeción a ninguna norma externa, es la fuente de la facultad creadora.
El autocontrol, se sitúa en el polo contrario. Es la creencia de que solamente
con control de los impulsos y deseos básicos se puede llegar a la
Psicología política y el Estudio de la Historia … 91
creatividad. Según Toynbee: “es un esfuerzo de autocontrol, en el cual el
alma “se hace cargo de sí misma” y trata de disciplinar sus “pasiones naturales”…
y que “conquistar el dominio sobre la naturaleza” es el modo de
recobrar la facultad creadora perdida (Toynbee, 1995, vol. 2, p. 108).
En el plano social el par alternativo es el de Deserción-Martirio. Están
relacionados con el mecanismo por el que una sociedad crece: la mimesis y
la creatividad y en formas distintas son intentos de separarse, de abandonar
una colectividad que carece ya de impulso y sentido. La deserción es la
separación por medio del abandono de las obligaciones con el grupo, el
intento de salvarse, dejando y apartándose del grupo. El martirio es lo contrario,
es radicalizar, ir más allá del compromiso y las obligaciones adquiridas.
Ante la desintegración, unos se apartan del grupo y otros exageran sus
obligaciones y deberes. En ambos casos, la sensación de que se ha perdido
socialmente el rumbo y la dirección es la misma; solamente varía la forma
de responder. Unos se quieren salvar apartándose (búsqueda de protección
y seguridad) y otros lo hacen inmolándose (búsqueda del riesgo). Toynbee
ve en este par alternativo una actitud de “escapismo” ante la vida.
Alternativas en el Sentimiento
También en este ámbito Toynbee describe dos pares alternativos, situados
en el plano personal y en el social.
En lo personal es el par Estar a la deriva y el Sentimiento de culpa. Son
la respuesta sustitutiva de la fuerza vital o impulso (élan) que acompaña al
crecimiento. El sentimiento dominante es el de derrota, la conciencia de
que no es posible enfrentarse a las fuerzas inhibidoras, a los obstáculos y
las dificultades. Son los sentimientos cuando una sociedad entra en crisis.
En un caso, se desarrolla el sentimiento de ruina, de fatalidad, de estar a
merced de fuerzas incontrolables, de estar a la deriva. Toynbee dice “se
llega a creer que el universo, el alma misma, está a merced de un poder tan
irracional como invencible” (Toynbee, 1995, vol. 2, p. 108). “Todo credo
determinista puede convertirse en expresión del sentido de estar a la deriva,
uno de los síntomas psicológicos de desintegración social” (Toynbee, 1995,
p. 135). Es la sensación de pérdida de control del ambiente.
En el otro polo, el sentimiento de derrota se manifiesta a través del
sentimiento de culpa. Es el sentimiento de fracaso del control personal.
Ambos casos son el sustituto de la fuerza vital que acompaña al crecimiento.
En este par alternativo puede intuirse cierta influencia que ejerció en
Toynbee el vitalismo de la Europa entre guerras y, sobre todo, la influencia
de Henri Bergson (1907), no sólo en este aspecto, sino también por su teoría
de la evolución basada en la dimensión espiritual de la vida humana.
92 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
El par alternativo de los sentimientos sociales es la respuesta sustitutiva
del proceso de diferenciación que acompaña al crecimiento. Está definido
en Toynbee por la contraposición entre Promiscuidad y Unidad.
La promiscuidad es una respuesta alternativa al proceso de diferenciación,
propio del crecimiento. Supone la amalgama, convivencia y confusión
de formas diferenciadas. Es la tendencia a la uniformidad, por medio de la
mezcla, en cualquier plano de la vida social. Es una especie de simbiosis
que traspasa las fronteras y se unifican los estilos. Toynbee en su repaso
histórico de esta respuesta alternativa habla de los modales, del arte, de la
lengua, de la religión.
La antítesis de la promiscuidad es La unidad; otra forma de respuesta
psicológica al proceso de diferenciación, aquí por medio del desarrollo de
un sentimiento fuerte y radical de unificación, es la reacción emocional que
en los momentos de desintegración busca la unidad, renunciando a un estilo
de vida propio: la adopción de un estilo que permita la unificación de todos.
Alternativas en el plano de la Vida
Junto a los planos de la conducta y el sentimiento, existe el plano de la
vida, entendido como movimiento y, por tanto, de orientación y proyecto.
Quizá es el plano más difícil de captar del modelo actitudinal de Toynbee;
aquí rompe el esquema de los dos anteriores de distinguir un plano personal
y un plano social. Ahora establece nuevos planos: el activo y pasivo por un
lado y, por otro, el violento y manso. No iremos más allá en esta distinción;
nos basta para nuestro objetivo presentar sin más estas alternativas.
El primer conjunto o par es el Arcaísmo-Futurismo. Se sitúan en la
dimensión del tiempo. En el primer caso nos encontramos con “el intento
de evadirse de un presente intolerable reconstruyendo una fase anterior de
la vida de una sociedad en desintegración”. El futurismo es, en contraposición,
“el intento de evadirse de un presente dando un salto a las tinieblas de
un desconocido futuro” (Toynbee, 1995, vol.3, 356-357). Ambas alternativas
son reacciones de huida al proceso de crecimiento y cambio. Por un
lado, y en cuanto reacciones al crecimiento, son movimientos en el tiempo;
uno hacia atrás –el pasado– y, el otro, hacia delante –el futuro. En un caso
se escapa del presente a través de la regresión a otras épocas anteriores y,
en el otro, se huye rompiendo con todos los lazos, tradiciones y autoridad.
Toynbee, volviendo al tema de la mimesis que es el atajo habitual del
crecimiento, señala que el arcaísmo es la mimesis de los antepasados al
carecer de personalidades creadoras a las que imitar. En definitiva conduce
a “perversiones sociales”. El futurismo sería, por el contrario, el rechazo a
toda mimesis, la negación de toda personalidad o autoridad creadora que
Psicología política y el Estudio de la Historia … 93
pueda ser imitada. Frente a las perversiones, nos encontraríamos con revoluciones
sociales.
El segundo par está formado por dos reacciones vitales distintas al par
anterior. Son el desapego y la transfiguración. Toynbee sitúa en esta alternativa
un auténtico cambio. Pero mientras que el desapego es un cambio
que busca la salida en el simple retiro y abandono del mundo, por rechazo,
por aversión, la transfiguración es el acto de retirarse para volver de nuevo,
aunque de forma distinta. (Toynbee, 1995, vol 3, págs. 353 y ss). En un
caso el retiro es por rechazo y en el otro por deseo de superación. El primero
es un cambio sin meta, mientras que la transfiguración es una transformación
y, por tanto, un proceso de crecimiento. Ambos son intentos reales
de cambio vital o anímico: no son un movimiento hacia el pasado o al futuro,
sino un cambio interno. La transfiguración es además un acto creativo.
Estos seis pares de respuestas o dilemas ante la decadencia tienen variaciones
en su manifestación e intensidad, aunque tienden a radicalizarse a
lo largo del proceso creciente de desintegración. Toynbee pone en relación
los distintos componentes o partes de la estructura social con los 6 pares de
dilemas señalados. Unas respuestas son más propias de unos sectores y
otras son experiencias más características de otros grupos. De los seis pares
de respuestas, unos tienen un carácter personal y otros presentan una dimensión
social. Son personales el abandono, el autocontrol, estar a la deriva
y sentido de culpa, mientras que deserción, martirio, promiscuidad y
unidad tienen una dimensión social. Las experiencias más propias de la
minoría son el martirio y el sentido de unidad, el arcaísmo y el desapego,
mientras que en las mayorías predomina la deserción y la promiscuidad, el
futurismo y la transfiguración. El que sean propias de un sector significa
que se manifiestan inicialmente en él; pero acaba apareciendo en los otros.
Las tres correspondencias psicosociales con el análisis de Toynbee
La existencia de paralelismos entre conceptos psicológicos y algunas
interpretaciones de Toynbee nos pone de manifiesto que dentro del estudio
de la historia y en el marco de la sensibilidad de los historiadores encontramos,
con otros nombres, fenómenos que traspasan las fronteras de las
ciencias. La oportunidad de Toynbee radica en que recoge y reúne, bajo
otro prisma, procesos y mecanismos psicológicos desarrollados en marcos
teóricos y científicos muy diferentes. A modo de ejemplos, el locus de control
se sitúa en un marco teórico de la psicología que, en principio, poco
tiene que ver con el sentimiento de culpa o ir a la deriva de Toynbee, o algo
parecido sucede con el mecanismo de la sublimación, frente a la idea toynbiana
de transfiguración. Es aquí donde nosotros vemos la relevancia de
94 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
acudir a Toynbee, no es que recoja aspectos psicológicos sin más. Lo relevante
es que además los ordena en un sistema actitudinal orientado por un
principio –la búsqueda de alternativas cuando una sociedad entra en crisis–
y les da sentido y coherencia entre sí, integrándolos en un esquema muy
conocido para los psicólogos: conducta, sentimiento y vida.
No parece que sea descabellado volver a los clásicos, en este caso a
Toynbee, para buscar nuevos marcos de interpretación, en la medida que
nos enfrentamos a lo que parece un cambio vital en las sociedades occidentales,
por otro lado anticipado desde hace siglos, y en la medida que asistimos
a fenómenos como la globalización, la fusión de culturas, la aparición
de nuevos actores en la historia. Cabe preguntarse si el Cisma en el Alma de
Toynbee puede convertirse en una herramienta teórica y, con investigaciones
empíricas ad hoc, en un instrumento de medida para anticipar la dirección
que pueden tomar tanto las sociedades, en cuanto sujetos de la historia,
como los propios ciudadanos según la evolución de los acontecimientos.
Nuestra pretensión de encontrar en Toynbee una fuente de inspiración
para desarrollar nuevos marcos teóricos e instrumentales no es gratuita. Ya
en otros trabajos hemos planteado la viabilidad de retomar planteamientos
de clásicos para, desde sus descripciones y conjeturas, encontrar sistemas
alternativos a los marcos teóricos más oficiales. Pero es que además, en el
caso de Toynbee, encontramos correspondencias interesantes entre algunas
de sus interpretaciones psicológicas y distintos fenómenos actuales.
En primer lugar y a nivel intuitivo, que habría que comprobar con otras
investigaciones, encontramos paralelismos entre las descripciones toynbianas
sobre la ruptura y fragmentación de la unidad social y conceptos desarrollados
en la psicología. A modo de ejemplo, podemos ver referentes
psicológicos del Abandono vs autocontrol dentro de la tradición psicológica
en la contraposición inconsciente-consciente, entre lo espontáneo y lo
reflexivo, (Seoane, 1996) o en la contraposición sociológica de lo mecánico
y orgánico que Tönnies (1887) Durkheim (1893) señalan en sus análisis del
cambio social. Igual que Deserción vs martirio recuerda el concepto lewiniano
de cohesión de grupo, o el par Estar a la deriva vs sentimiento de
culpa se acerca a los conceptos de paranoidismo, locus de control.
Pero no solamente existe esa correspondencia, que al fin y al cabo se
sitúa en el plano individual, y de la que nosotros simplemente hemos dado
meros ejemplos y, por tanto, cuando menos discutibles y a ratificar en futuras
investigaciones. Existen otros dos planos de correspondencia, quizá más
relevantes para el psicólogo político y su cometido social de realizar diagnósticos
sobre las tendencias futuras de las sociedades occidentales.
Psicología política y el Estudio de la Historia … 95
La segunda correspondencia a la que nos referimos se sitúa en el plano
de los fenómenos sociales. Hoy se plantea la aparición de fenómenos de
carácter mundial, relacionados con el impacto de las sociedades postindustriales,
que pueden estar anticipando el desplazamiento de Occidente en el
protagonismo mundial y el surgimiento de un nuevo orden. Y en cualquier
caso, algunos autores los interpretan como indicadores sociales de estancamiento
y colapso de las sociedades más desarrolladas.
Nos referimos en Europa a la entrada de una nueva inmigración, atraída
por las necesidades de la Europa más desarrollada y también por las inmejorables
condiciones de vida que subjetivamente percibe esa inmigración.
Una inmigración que en paralelismo con las descripciones del cuerpo social
de Toynbee, no deja de ser un proletariado externo que va teniendo sus propias
funciones y posiciones en nuestras sociedades y, desde luego, aprendiendo
las respuestas de éstas a los desafíos ambientales y sociales de hoy.
La globalización y su contrapunto, las sociedades multiculturales, son
versiones actuales de los viejos fenómenos de diferenciación en el proceso
de crecimiento de las sociedades. Los intentos europeos actuales de llegar a
una unificación de sus estados se acercan a la idea de que la unidad es la
alternativa más potente para seguir avanzando y compitiendo en el mundo.
La incorporación de elementos aislados de la cultura oriental, la búsqueda
de una nueva espiritualidad, más subjetiva y personal, menos oficial
y regulada puede relevar cierta moda social y, como tal, pasajera, pero también
la necesidad de las personas de encontrar nuevas alternativas con las
que dar sentido a sus vidas y, en cualquier caso, el sincretismo que indicaba
Toynbee cuando las sociedades se desintegran.
La tercera correspondencia la situamos en el marco de las perspectivas
teóricas de análisis. Toynbee describe el ciclo de toda civilización: las sociedades
nacen, se desarrollan y crecen en base a un principio de autodeterminación
y por medio del esquema incitación-respuesta. La mayoría de
ellas han entrado después de una etapa de crecimiento en un periodo de
colapso y desintegración. En seguida surge una nueva sociedad que recoge
elementos de la que acaba de desaparecer.
En el siglo XX se han desarrollado dos perspectivas teóricas, los filósofos
de la crisis y los teóricos de la postmodernidad, que desde puntos de
partida diferentes, llegan a un mismo diagnóstico –la pérdida de hegemonía
y protagonismo mundial de la sociedad occidental. Si los primeros anunciaron
el progresivo deterioro de Occidente, los últimos intentan construir los
elementos que definen una sociedad nueva. Un diagnóstico que el mismo
Toynbee (1948) describe en su La civilización puesta a prueba y que se
puede deducir de su estudio comparativo de las civilizaciones.
96 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
Durante mucho tiempo pocos enfoques históricos y sociológicos dudaron
de que las sociedades occidentales en sus sucesivas transformaciones
estuvieran avanzando, en el dominio de la naturaleza, en el contexto de la
organización social y en el ámbito de las mentes individuales cada vez más
abiertas y flexibles. Tampoco dudaron del esfuerzo objetivo y analítico en
el estudio social e histórico de las sociedades, iniciado con la Ilustración
(Comte, Spencer, Marx, Darwin, Durkheim, Weber, etc.).
Esa es la historia oficial, porque la verdad es que siempre existieron
enfoques sociológicos e históricos críticos con los conceptos centrales de la
modernidad (Vogt, 1961; Shils, 1941). El descrédito inicial de estos planteamientos
les hizo aparecer bajo el rótulo (negativo) de filósofos de la
crisis o la decadencia. Unos filósofos que interpretaron las transformaciones
sociales como síntoma de la decadencia y desintegración de la modernidad
y, en consecuencia, de la cultura occidental. Suele mencionarse, con
mucho cuidado, a Spengler (1917), a Ortega y Gasset (1930), y mucho
antes a Tönnies, algunos incorporan a este esquema algunas anticipaciones
que Tocqueville (1834) realizó sobre los peligros de la democracia americana.
Sin embargo, quizá es Nietzsche uno de los precursores más reconocido,
tanto de los planteamientos críticos sobre la sociedad occidental, como
de la crítica postmoderna a los valores de la modernidad.
La idea de decadencia adquiere una relevancia inesperada después de
la II Guerra Mundial, cuando esta filosofía de la historia se articula con la
crisis general de la ciencia y surge la perspectiva de la postmodernidad. Es
el momento en que se pone en crisis la legitimidad y avance de la ciencia y
la razón, el progreso social y la bondad de la democracia occidental. El
pesimismo histórico se une al pesimismo cultural.
El concepto de postmodernidad fue de gran utilidad en el momento que
era necesario describir la nueva cultura de la sociedad de servicios. Si Bell
(1973) describe los ejes centrales sociales y económicos que la definen,
Inglehart (1977) describe el nuevo sistema de valores que se va imponiendo
y trata de integrarlo en el contexto de la modernización y postmodernización
(Inglehart, 1998). Los intentos de formular una nueva perspectiva de
pensamiento –el postmoderno– no acabó consolidándose, aunque algunos
no renuncian a la posibilidad de reorientar la modernidad (Giddens,1990,
1999; Fukuyama, 1992 ) y otros con una actitud más pesimista señalan las
contradicciones del pensamiento moderno y la necesidad empezar de nuevo
(Derrida, 1967; Lyotard, 1984; Finkielkraut, 1987), bien porque la modernidad
fracasa en desarrollar condiciones humanas más satisfactorias, bien
porque llevada a su extremo entra en conflicto consigo misma.
Psicología política y el Estudio de la Historia … 97
En cualquier caso, el pensamiento postmoderno, como crítica hace
tiempo que se está agotando, y como alternativa a la ciencia y concepción
social se ha visto superada por los acontecimientos del último decenio del
siglo XX. Y es que al tiempo que se divulgaban las descripciones sociológicas
y psicológicas de una nueva sociedad, y se agotaba la retórica de los
filósofos de la postmodernidad, los últimos acontecimientos históricos y
sociales provocan la aparición de nuevas perspectivas, que superan el debate
iniciado desde la postmodernidad sobre los éxitos y fracasos de la modernidad
y del proyecto occidental.
En esta perspectiva debemos situar los trabajos de Kymilcka (1995),
Hungtinton (1996) o el de Sartori (2001). Es la aparición de sociedades
multiculturales en las que, bien en su vertiente de globalización, bien en la
idea de sociedades multiculturales, aparecen nuevos protagonistas y nuevos
fenómenos sociales que trascienden los conceptos modernos y postmodernos
puestos a debate. En esta perspectiva, se resalta por un lado la pérdida
de función de los líderes tradicionales, en el pensamiento y en la política y,
por otro, el papel relevante que adquieren sectores sociales, los llamados
genéricamente excluidos, hasta ahora más imitadores que creadores, entre
los que destacan sobre todo la población de migración y las culturas no
occidentales. Lasch (1995), entre otros, señalaba en su libro de la Rebelión
de las élites el hecho de que desde los años 70 el prototipo de varón, blanco,
clase media, estaba siendo desplazado por un nuevo tipo a raíz de las
políticas de acción afirmativa. Otros, como Hungtinton (1996), ponen de
manifiesto que el nuevo eje de conflicto se producirá en el marco cultural.
Se plantea ya abiertamente que Occidente no es la única voz, ni la protagonista
de la historia –parafraseando el slogan de las feministas en el
desplazamiento que las mujeres han sufrido en la historia. Esa idea de fracaso
y desplazamiento de Occidente es también la idea central del libro de
Herman (1997), que resalta la obsesión que en el siglo XX ha invadido a
filósofos, sociólogos e historiadores de que el proyecto occidental está llegando
a su final. Una idea que se fragua en el XIX y se desarrolla en el XX.
El desplazamiento de Occidente, en el sentido que lo planteamos, tiene
cada vez más divulgación y adeptos. Nos permite establecer un punto de
conexión entre los filósofos de la crisis y los teóricos de la postmodernidad
y, además, revitaliza la interpretaciones psicológicas de Toynbee.
Traducción empírica del modelo actitudinal de Toynbee
Siguiendo la descripción de Toynbee (1952) cabría pensar que las sociedades
occidentales se encuentran en un colapso (que pueden remontar o
no). Algunos fenómenos sociales actuales se podrían traducir a su esquema
98 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
de análisis psicológico. No deja de ser atractivo, y habrá que ver si es viable,
reinterpretar la globalización actual, los fenómenos multiculturales, la
búsqueda de nuevos sentimientos religiosos, la crisis de las élites, en términos
toynbianos como el sentimiento de unidad, el de promiscuidad, la deserción,
sin mencionar su análisis estructural en estas sociedades colapsadas
del juego entre un proletariado interno, el externo y unas minorías que
han dejando de ser creativas. A modo de ejemplo, Lasch en La rebelión de
las élites (1995) critica a las minorías dirigentes (políticas e intelectuales) a
las que responsabiliza del distanciamiento de sus seguidores.
Si no es desacertado el diagnóstico de que las sociedades occidentales
están perdiendo protagonismo, entonces nos enfrentamos a una transición,
en el que paralelamente a los reajustes estructurales, los ciudadanos tratarán
de encontrar vías alternativas que permitan superar la vieja sociedad. Las
interpretaciones psicológicas de Toynbee, pueden ser un marco de referencia
para el análisis psicológico y el estudio de actitudes ante los cambios.
Un modo de hacer operativo el modelo actitudinal de Toynbee es recoger,
entre las descripciones que hace de los seis pares de actitudes, algunas
de sus afirmaciones y definiciones de dichas reacciones o actitudes. En un
segundo momento será imprescindible adaptar tales definiciones a formas
actuales y cotidianas de expresión. Una vez realizada dicha adaptación
empieza un proceso empírico de validación, con distintos pasos intermedios
y estudios de prueba para poder, con los estadísticos pertinentes, encontrar
la estructura empírica del conjunto de preguntas recogidas. Esa estructura
empírica puede servir para validar el modelo actitudinal de Toynbee.
En este trabajo presentamos los primeros pasos de este tipo de investigaciones:
en primer lugar, la selección y adaptación de preguntas que se
realizó situando teóricamente cada afirmación en uno de los seis tipos de
actitudes de Toynbee. Después analizamos, a través del análisis de frecuencias,
si los ítems seleccionados recorren la variación permitida en la escala
de respuesta, es decir, si permiten establecer diferencias entre los sujetos.
Por último, sería necesario ver hasta qué punto la problemática recogida
guarda relación con otras escalas que recogen cuestiones relacionadas con
las actitudes y valores sobre la sociedad.
Para este estudio preliminar y tentativo utilizamos una muestra de 202
universitarios (42 hombres y 160 mujeres, que representan respectivamente
el 20,8% y el 79,2 % del total). Seleccionamos sujetos cuyas edades oscilaran
entre 20 y 22 años, evitando así las variaciones que la edad pudiera
provocar en las respuestas. (Media=21,33 años y Desviación típica = .66).
En el proceso de selección y adaptación de las definiciones y descripciones
que Toynbee hace de los seis pares de respuestas en el Cisma en el
Psicología política y el Estudio de la Historia … 99
Alma, decidimos recoger uno de los polos de cada par: futurismo, abandono,
deserción, promiscuidad, ir a la deriva y desapego. Para cada uno de los
seis estilos se recogieron tres descripciones formuladas por el autor, y después
se tradujeron a un estilo de expresión más cotidiano, de forma que
pudiera ser fácilmente comprensible para los sujetos. En definitiva construimos
un cuestionario inicial de 18 preguntas. En la tabla 1 se muestra
dicha selección, su orden de aparición en el pase y la ubicación teórica de
cada uno de ellos en los seis conjuntos actitudinales.
Tabla 1. Adaptación de las definiciones del conjunto de actitudes seleccionadas
item Categoría Ítems
1 futurismo
En la sociedad del futuro tendremos más alternativas para
elegir la manera de vivir y de trabajar, sin que nadie nos
obligue a nada.
2 abandono El estilo personal, la manera de vivir, es propia de cada uno y
hay que dejar que se manifieste espontáneamente.
3 deserción
En la sociedad actual es preferible arreglártelas por tu cuenta
que participar en unas instituciones que ya no merecen la
pena.
4 deriva Es más importante tener buena suerte que planificar cuidadosamente
nuestra vida.
5 desapego Prefiero sentirme relajado que apasionarme demasiado con
las cosas y las personas.
6 promiscuidad No hay nada vulgar en aceptar todo tipo de arte, ideas o costumbres,
aunque no sean de nuestro ambiente cultural.
7 futurismo
Una sociedad desarrollada debe ofrecer a los individuos
múltiples posibilidades y procedimientos para vivir a gusto
de cada uno.
8 abandono Las cosas que debemos hacer tienen que surgir de nosotros
mismos y no por imposición de los demás.
9 deserción Es más importante el presente que estar continuamente pendientes
del pasado o del futuro.
10 deriva No hace falta ser mal pensado para darse cuenta de que hay
gente que intenta manipular nuestro destino y nuestro país.
11 desapego Es más importante estar en paz con uno mismo que depender
demasiado de los demás.
12 promiscuidad Las películas, canciones y libros que están de moda son la
mejor forma de aprender cosas en la sociedad actual.
13 futurismo Es más importante tratar y conversar con otras personas que
intentar imitar a la gente importante.
14 abandono La mejor forma de realizarse es vivir uno mismo, evitando el
temor a lo que puedan decir los demás.
15 deserción Ya no es el momento de actuar por grandes ideas, ahora
tenemos que resolver los problemas urgentes de cada uno.
16 deriva Las principales decisiones de mi vida se produjeron más por
azar que por determinación personal.
100 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
17 17 desapego No me asusta pensar que cada día tengo menos tiempo para
ocuparme de los demás.
18 promiscuidad
Las diferencias de edad eran muy importantes en el pasado,
pero actualmente cuentan cada vez menos para todo tipo de
actividades sociales.
Se pidió a los sujetos que contestaran los 18 items mostrando su acuerdo
en una escala de 5 pasos (1=completo desacuerdo y 5=completo
acuerdo). Las medias y desviaciones obtenidas se muestran a continuación:
ITEM 1 2 3 4 5 6 7 8 9
Media 4,31 3,86 1,95 3,09 2,62 2,39 4,30 3,88 1,87
Dt ,862 1,088 1,132 1,174 1,158 1,301 ,883 1,193 1,026
ITEM 10 11 12 13 14 15 16 17 18
Media 3,12 2,33 2,78 4,58 4,16 3,49 3,18 2,78 2,90
Dt 1,342 1,239 1,218 ,777 1,108 1,147 1,254 1,309 1,335
Analizando las medias comprobamos que los sujetos de la muestra
establecen diferencias entre los items, tanto por la tendencia central como
en la dispersión de cada item. Por tanto, en un primer análisis, comprobamos
que los items seleccionados para recoger el modelo actitudinal de
Toynbee pemiten establecer diferencias entre los sujetos.
Tabla 2. Distribución de frecuencias en los 18 items
T1 Frec. % % acum. T10 Frec. % % Acum.
1 2 1,0 1,0 1 33 16,3 16,3
2 9 4,5 5,4 2 41 20,3 36,6
3 14 6,9 12,4 3 26 12,9 49,5
4 76 37,6 50,0 4 72 35,6 85,1
5 101 50,0 100,0 5 30 14,9 100,0
T2 T11
1 5 2,5 2,5 1 56 27,7 27,7
2 23 11,4 13,9 2 85 42,1 69,8
3 36 17,8 31,7 3 15 7,4 77,2
4 69 34,2 65,8 4 31 15,3 92,6
5 69 34,2 100,0 5 15 7,4 100,0
T3 T12
1 89 44,1 44,1 1 31 15,3 15,3
2 68 33,7 77,7 2 63 31,2 46,5
3 22 10,9 88,6 3 47 23,3 69,8
4 12 5,9 94,6 4 41 20,3 90,1
5 11 5,4 100,0 5 20 9,9 100,0
T4 T13
1 20 9,9 9,9 1 2 1,0 1,0
2 47 23,3 33,2 2 5 2,5 3,5
3 52 25,7 58,9 3 9 4,5 7,9
4 60 29,7 88,6 4 44 21,8 29,7
5 23 11,4 100,0 5 142 70,3 100,0
Psicología política y el Estudio de la Historia … 101
T5 T14
1 32 15,8 15,8 1 6 3,0 3,0
2 84 41,6 57,4 2 17 8,4 11,4
3 21 10,4 67,8 3 23 11,4 22,8
4 58 28,7 96,5 4 49 24,3 47,0
5 7 3,5 100,0 5 107 53,0 100,0
T6 T15
1 64 31,7 31,7 1 13 6,4 6,4
2 60 29,7 61,4 2 29 14,4 20,8
3 30 14,9 76,2 3 46 22,8 43,6
4 31 15,3 91,6 4 75 37,1 80,7
5 17 8,4 100,0 5 39 19,3 100,0
T7 T16
1 4 2,0 2,0 1 20 9,9 9,9
2 7 3,5 5,4 2 54 26,7 36,6
3 12 5,9 11,4 3 26 12,9 49,5
4 80 39,6 51,0 4 73 36,1 85,6
5 99 49,0 100,0 5 29 14,4 100,0
T8 T17
1 10 5,0 5,0 1 41 20,3 20,3
2 25 12,4 17,3 2 55 27,2 47,5
3 22 10,9 28,2 3 34 16,8 64,4
4 68 33,7 61,9 4 51 25,2 89,6
5 77 38,1 100,0 5 21 10,4 100,0
T9 T18
1 89 44,1 44,1 1 37 18,3 18,3
2 77 38,1 82,2 2 50 24,8 43,1
3 16 7,9 90,1 3 40 19,8 62,9
4 14 6,9 97,0 4 46 22,8 85,6
5 6 3,0 100,0 5 29 14,4 100,0
Además, el análisis de frecuencias rebela diferencias de respuestas. Los
1, 2, 7, 8, 13, 14 y 15 se sitúan en la franja de mucho y completo acuerdo,
los items 3, 5, 6, 9, 11, están en la franja del casi o completo desacuerdo,
mientras que el resto de items se sitúan en la zona intermedia de la escala
de respuesta (ver la tabla 2). En definitiva, los items provocan en conjunto
una buena variación de respuesta entre los sujetos de la muestra utilizada.
Para ver la relación que la problemática recogida por estos 18 items tiene
con otros conjuntos de actitudes y valores, medidos por escalas psicológicas
tipificadas, seleccionamos tres escalas que nos parecían inicialmente
pertinentes puesto que recogían tanto actitudes políticas como sistema de
valores y ambos aspectos están relacionados con la postura que los sujetos
adoptan en la vida social. En concreto, se utilizaron las escalas de Conservadurismo
de Wilson, la escala de autoritarismo de derechas de Altemeyer
y la escala de valores postmaterialistas de Inglehart. Distribuimos aleatoriamente
a los sujetos de la muestra en tres grupos y a cada uno de ellos se
les pasó una de las tres escalas. Se realizó una matriz de correlaciones entre
los 18 ítems de estilos de respuestas de Toynbee y las tres escalas mencionados.
Se obtuvo una puntuación total en la escala de Conservadurismo y
en la de Autoritarismo. La tabla 3 muestra las correlaciones significativas.
102 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
Tabla 3. Relaciones significativas entre ítems con otras escalas de actitudes
Ítems
(Toynbee)
Conservadurismo
de Wilson
Autoritarismo de
Derechas (RWA)
Valores
Índice post
t1 -,130 -,328(**) ,130
t2 -,222 -,361(**) -,157
t6 ,067 -,012 ,318(**)
t7 -,198 -,380(**) -,106
t8 -,268(*) -,212 ,143
t9 -,380(**) -,062 ,031
t10 ,034 ,340(**) ,115
t13 -,264(*) -,231 -,038
t17 -,017 -,250 ,241(*)
** la correlación Pearson es significativa al nivel .01; * significativa al nivel .05 (bilateral).
Como se ve, existen algunas correlaciones relevantes entre los ítems de
Toynbee y las puntuaciones totales de conservadurismo y autoritarismo
(ambos medidos en dirección conservadurismo y autoritarismo). Las correlaciones
con las escalas políticas son negativas y coherentes con el sentido
de los ítems extraídos de Toynbee. La correlación entre el item t10 y la
RWA es teóricamente lógica. La creencia en que hay fuerzas que controlan
el destino es más característica de planteamientos conservadores.
El índice de postmaterialismo se puntuó con un 1 si en los 6 primeros
lugares 4 eran valores materialistas, un 3 si eran postmaterialistas y un 2 si
estaban equilibrados. Los items t6 y t17 tienen correlaciones significativas.
Al existir escasa relación entre los 18 items y el índice postmaterialista
realizamos la matriz completa de correlaciones. Los ítems 1, 5 y 8 de Inglehart
no muestran correlación significativa con los ítems de Toynbee.
Tabla 4. Correlaciones significativas (Toynbee y escala de postmaterialismo)
ing1 ing2 ing3 ing4 ing5 ing6 ing7 ing8 ing9 ing10 ing11 ing12
t1 ,126 -,091 ,247(*) ,011 -,014 ,147 -,177 ,037 -,162 ,028 ,038 -,021
t2 ,169 -,142 ,132 -,035 ,061 ,143 ,014 -,086 ,050 -,027 ,072 -,223(*)
t5 -,009 -,175 ,098 -,120 -,040 -,097 ,116 ,161 -,274(*) ,029 ,389(**) -,019
t6 -,143 ,162 -,076 -,018 ,039 -,064 ,045 ,010 ,104 -,424(**) ,050 ,231(*)
t7 ,010 -,124 -,040 ,175 ,084 -,249(*) -,068 -,053 -,039 ,032 ,237(*) ,008
t8 ,199 -,321(**) ,067 -,200 ,202 ,163 -,191 ,023 -,126 ,245(*) -,058 -,017
t10 -,219 ,103 -,028 ,274(*) ,079 ,072 ,075 -,085 -,003 -,079 -,004 -,076
t13 ,183 -,155 ,054 -,028 ,129 ,091 -,245(*) -,104 ,111 ,101 -,139 -,059
t14 ,044 -,123 ,082 ,065 -,076 -,041 -,129 ,129 -,223(*) ,040 ,120 ,063
t18 -,010 -,169 -,055 ,020 -,145 -,070 -,107 -,007 ,023 ,070 ,229(*) ,154
Psicología política y el Estudio de la Historia … 103
Conclusión
A partir del agotamiento del pensamiento postmoderno y con los indicadores
sociales de nuevos fenómenos (desplazamiento del hombre occidental,
tecnificación del conocimiento, la inmigración actual y su nuevo
protagonismo, hasta la huida hacia delante de las sociedades occidentales),
nos parece que algunos aspectos psicológicos expuestos por Toynbee en su
estudio comparativo las civilizaciones se pueden convertir en un marco de
análisis para el psicólogo político. Más aún, desde su descripción de las
reacciones individuales en los momentos de decadencia de una sociedad, el
psicólogo podría desarrollar instrumentos e indicadores eficaces, que permitan
hacer diagnósticos de las tendencias sociales futuras (Colom, 2003;
Ortega y Gasset, 1958); otra cosa distinta serían las salidas individuales
ante la situación de una crisis generalizada de las sociedades.
En definitiva y para concluir, los resultados de este estudio preliminar
avalan el seguir investigando hasta construir una estructura factorial que
recoja la problemática planteada en el Cisma en el Alma.
El siguiente paso sería ratificar si guardan relación entre sí los 18 ítems,
si recogen las dimensiones planteadas por Toynbee y si su ubicación teórica
en las mismas se confirma a niveles empíricos. Sin embargo este último
paso va más allá de las pretensiones de este trabajo y, además, antes de
realizarlo es necesario repetir los primeros pasos con muestras más amplias
y, sobre todo, que tengan un recorrido en el tiempo para ver si detecta cambios
en los estilos de respuestas.
Referencias
Bell, D. (1973): El advenimiento de la sociedad post-industrial. Madrid: Alianza, 1976.
Bergson, H. (1907): La evolución creadora. Madrid : Espasa Calpe, 1985
Colom, R. (2003): La Decadència Nacional Segons Toynbee. Revista Unidad Nacional
catalana (www.unitat.org/toynbee.htm).
Derrida, J. (1967): L’écriture et la différence. Paris: Editions du Seuil
Durkheim, E. (1893): De la division du travail social. París: PUF (B. Aires: Proteo)
Falk, R. (1999): La globalización depredadora. Madrid: Siglo XXI, 2002.
Fromm, E. (1939): Escape from Freedom. Boston: Houghton Mifflin, ed. 1941
Fienkielkraut, A. (1987): La derrota del pensamiento. Barcelona: Anagrama.
Fukuyama, F. (1992): El fin de la historia y el último hombre. Barcelona: Planeta.
Garzón, A. (1993): Psicología Política en España. Boletín de Psicología, 39, 53-65.
Garzón, A. (2001): Political Psychology as Discipline and Resource. Political Psychology,
vol. 22, nº2, 2001, 347-356.
Giddens, A. (1990): Consecuencias de la modernidad. Madrid: Alianza Editorial
Giddens, A. (1999): Un mundo desbocado. Los efectos de la globalización en nuestras
vidas. Madrid: Taurus, 2000.
Herman, A. (1997): La idea de decadencia en la historia occidental. Barcelona: Andres
Bello, 1998.
104 Psicología Política, Nº 29, Noviembre 2004
Huntington, S. P. (1996): El choque de civilizaciones y la reconfiguración del Orden Mundial.
Barcelona: Paidós, 1997.
Inglehart, R. (1977): The Silent Revolution. Changing Values and Political Styles among
Western Publics. Princeton, NJ: Princeton University Press
Inglehart, R. (1998): Modernización y posmodernización. El cambio cultural, económico y
político en 43 sociedades. Madrid: CIS
Kymilcka, W. (1995): Ciudadanía multicultural. Barcelona: Paidós, 1996.
Lasch, C. (1995): La rebelión de las élites. Barcelona: Paidós Ibérica, 1996
Lyotard, J. F. (1984): La condición postmoderna.. Madrid: Cátedra , 1989.
Ortega y Gasset, J. (1930): La Rebelión de las Masas. Madrid: Alianza, 1979.
Ortega y Gasset, J. (1958): Una interpretación de la historia universal. (en torno a Toynbee).
Madrid: Alianza Editorial, 1984.
Sartori, G. (2001): La sociedad multiétnica. Pluralismo, multiculturalismo y extranjeros
Madrid: Ed. Santillana (Taurus).
Seoane, J. (1994): El Papel de la Psicología Política en las Nuevas Sociedades. Psicología
Política, 9, 59-74.
Seoane, J. (1996): El escenario postmoderno de la Psicología Social. En Collier,G.-
Minton,H.L.-Reynolds,G.(1991): Escenarios y Tendencias en la Psicología Social.
Madrid: Tecnos, 1996.
Shils, E. (1941): Génesis de la sociología contemporánea. Madrid: Seminarios Ed., 1971.
Smurr, J.W. (1990): Toynbee at Home. Hanover, MA: Christopher Publishing House.
Sorokin, P. (1941): La crisis de nuestra era. Buenos Aires. Depalma, 1951.
Spengler, O. (1917): La decadencia de Occidente. Madrid:Espasa-Calpe, 1983
Tarde, G. (1890): Laws of imitation. Nueva York: Holt, 1903.
Tocqweville, A. (1934): La Democracia en América (2 vols). Madrid: Aguilar, 1989
Tönnies, F. (1887): Community and Society. East Leasing, Michigan University Press, 1957;
Península, 1979.
Toynbee, A. J. (1951-1966): Estudio de la Historia. Buenos Aires: Emecé, 18 vols. (trad.
Perriaux y otros, 1951-1966), orig. 1934-1961.
Toynbee, A. J. (1995): Estudio de la Historia. Compendio (3 vols.). Madrid: Alianza, 1995
(orig. 1946)
Toynbee, A. J. (1948): La civilización puesta a prueba. B.Aires: Emecé, 1952.
Vogt, J. (1961): El concepto de la historia de Ranke a Toynbee. Madrid: Guadarrama, 1971.
Adela Garzón es Profesora titular de Psicología Social en la Universidad
de Valencia. Sus investigaciones y trabajos se sitúan en el
contexto de la Psicología Social y Psicología Política. Departamento
de Psicología Social. Facultad de Psicología. Universidad de
Valencia. Blasco Ibáñez 21, 46020-Valencia. garzon@uv.es

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s